Albóndigas de pescado (tradicional o Crock-Pot)

Imprime esta receta

 

Con la cantidad de veces que he preparado albóndigas de carne y nunca las había hecho de pescado. Es más, es probable que esta haya sido la primera vez que las como. ¡Y no será porque no me guste el pescado! Lo que ocurre es que me gusta más prepararlo a la plancha, no suelo elaborarlo mucho más.
Pero no hay nada como los retos para “obligarte” a hacer cosas diferentes. En este caso, en el Reto Tus Recetas podíamos elegir entre estas albóndigas de merluza de  Mar Entre Fogones o el pan de cebolla de Las Recetas de Blinky.
Como el mes pasado ya preparé la ensalada de Las Recetas de Blinky elegí las albóndigas.
Si quieres ver el resto de las recetas del reto, solo tienes que hacer click sobre el logo:
INGREDIENTES (para 4 personas):
Merluza: 400 gramos.
Salmón: 125 gramos.
Caldo de pescado: 250 mililitros.
Huevo.
Perejil seco: una cucharada. Un gramo.
Pan rallado. 56 gramos.
Harina de trigo. 36 gramos.
Cebolla: 100 gramos.
Aceite de oliva virgen extra. 22 mililitros.
Vino blanco: 65 mililitros.
Tomillo seco: unas ramitas.
Sal.
Valores nutricionales (por ración):
Kilocalorías: 325.
Hidratos de carbono: 8 gramos.
Grasas: 41 gramos.
Proteínas: 28 gramos.
Precio (por ración): 1,7€.
ELABORACIÓN (tradicional):
Retiramos la piel y las espinas del pescado. En un cazo ponemos la piel con 250 mililitros de agua y dejamos que se cocine a fuego lento mientras preparamos las albóndigas.
En un bol ponemos el pescado y lo desmenuzamos con las manos. Añadimos un huevo, perejil, sal y
añadimos el pan rallado necesario para conseguir darles forma.
Enharinamos las albóndigas y las freímos a fuego fuerte en una sartén con abundante aceite de oliva. Pasamos las albóndigas fritas a una cacerola.
Picamos la cebolla y en la misma sartén donde hemos frito las albóndigas (retirando casi todo el aceite) la rehogamos a fuego lento. Cuando empiece a dorarse añadimos harina (una cucharada aproximadamente) y la rehogamos. Añadimos el vino blanco, poco a poco, y desleímos la harina en él, ayudándonos con unas varillas para que no se hagan grumos. Añadimos el caldo de pescado colado, una pizca de sal y unas ramitas de tomillo.
Cubrimos las albóndigas con la salsa y dejamos que se cocinen a fuego lento durante 30 minutos aproximadamente.
ELABORACIÓN (Crock-Pot):
Retiramos la piel y las espinas del pescado. En un cazo ponemos la piel con 250 mililitros de agua y dejamos que se cocine a fuego lento mientras preparamos las albóndigas.
En un bol ponemos el pescado y lo desmenuzamos con las manos. Añadimos un huevo, perejil, sal y añadimos el
pan rallado necesario para conseguir darles forma.
Enharinamos las albóndigas y las freímos a fuego fuerte en una sartén con abundante aceite de oliva. Pasamos las albóndigas fritas a la Crock-Pot.
Picamos la cebolla y en la misma sartén donde hemos frito las albóndigas (retirando casi todo el aceite) la rehogamos a fuego lento. Cuando empiece a dorarse añadimos harina (una cucharada aproximadamente) y la rehogamos. Añadimos el vino blanco, poco a poco, y desleímos la harina en él, ayudándonos con unas varillas para que no se hagan grumos. Añadimos el caldo de pescado colado, una pizca de sal y unas ramitas de tomillo.
Cubrimos las albóndigas con la salsa y dejamos que se cocinen a dos horas en temperatura baja.

 

 

 

 

¿Quieres más?

13 pensamientos en “Albóndigas de pescado (tradicional o Crock-Pot)”

  1. Me encanta muchas somos las que hemoe hecho as albóndigas de pescado , pero todas son distintas , me encanta la idea de hacerlas con salmón

    un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *