La Menorquina, postres de confianza

Imprime esta receta
 En
el mundo ideal, tenemos tiempo para hacer todo lo que nos gusta: cocinar platos
exquisitos, dedicar tiempo a nuestros hobbies, leer libros mientras tomamos un
café, salir con las amigas, hacer deporte, jugar con nuestros hijos…y así hasta
hacer una lista interminable. Pero en el mundo real tenemos que poner los pies
en la Tierra y priorizar. Fuera de nuestras obligaciones diarias debemos elegir
lo que queremos hacer en nuestro (escaso) tiempo libre.
Que
a mi me gusta cocinar, es obvio. Si no, este blog no sería de cocina, si no de
cualquier otra cosa. Que no puedo dedicar a la cocina todo el tiempo que
quiero, también es obvio. Solamente hay que ver el número de artículos de este
blog desde que comenzó el año. ¡Y no es que se me hayan terminado las ideas!,
tengo el ordenador lleno de recetas esperando a que encuentre un hueco para
escribir las entradas. Solo es que mi tiempo libre se ha reducido a la mínima
expresión.
Cuando
volví al trabajo, el primer damnificado fue el pan. Dejé de hacer mis panes
caseros y volví a la panadería (y al supermercado, según el tiempo que tenga
para comprar). El segundo damnificado fue el postre. En mi nevera hay yogures y
fruta. Adiós a las tartas, flanes y cremas. Adiós a las comidas familiares
dominicales donde todos esperaban ávidos mis dulces aportaciones. Hola a los
postres industriales.
Y
en este tiempo de cambio de hábitos he tenido oportunidad de comprobar que
existe una amplia oferta de estos postres, conseguidos con mayor o menor
fortuna.
Entre
estos postres he tenido el placer de descubrir una marca que me ha sorprendido
gratamente y que es la que da nombre a este post: La Menorquina.
La
Menorquina
es una empresa familiar nacida en Menorca en 1940, especializada en helados
y postres helados. En sus 78 años de historia ha vivido una evolución con altos
y bajos, sabiendo adaptarse a los cambios en los gustos de la sociedad
española.
Sus
productos se distribuyen únicamente en hostelería, así que cuando los veo en
algún restaurante sé qué voy a tomar de postre, aunque aún no haya empezado a
comer.
Entre
los productos que vende se encuentran las cremas base, los sorbetes y cremas,
los postres helados, la pastelería para llevar, los helados para llevar y las
tartas, que para mí son el producto estrella de
su catálogo de sus productos.
La Menorquina  ofrece en su catálogo de tartas varios tipos, mis favoritas (¡como no podía ser
de otra manera!) son la tarta de queso con arándanos y la cheesecake. La tarta de queso con arándanos tiene una capa de
galleta fantástica y el relleno tiene el punto exacto de dulzor y cremosidad. Y
la cheesecake es supercremosa, a mi
me recuerda mucho a la New York cheesecake,
¡está muy bien hecha!
Pero
también podemos disfrutar de sus tartas de manzana, Sacher, de Santiago, tres chocolates, Red Velvet, la milhojas
de crema, la tiramisú, pannacotta con frutos rojos, la tarta della nonna, el carrot cake, tarta de
caramelo, de limón o de mousse de chocolate.
¿A
que no sabías que había tanto surtido? ¿A qué esperas para probarlas todas? Mi
objetivo para estas vacaciones es encontrar la tarta tres chocolates y
comprobar que está a la altura de los postres de La Menorquina.

¿Quieres más?

3 pensamientos en “La Menorquina, postres de confianza”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *