Mermelada de tomate en Crock-Pot

Imprime esta receta
Después de lo bien que me quedó la mermelada de cereza me animé a preparar esta de tomate con unos tomates recién cogidos que me regaló mi vecino.
El mayor trabajo de esta receta es pelar los tomates, pero después se hace sola. La cantidad de azúcar depende del gusto de cada uno, pero yo recomiendo poner la mitad del peso de los tomates.

INGREDIENTES:

Tomate.
Azúcar.
Limón.

ELABORACIÓN:

Pelamos los tomates, les quitamos el pedúnculo, retiramos la mayor
cantidad de semillas posibles y los picamos con un cuchillo.

Los
ponemos en la Crock-Pot con la mitad de azúcar que de tomate
troceado (o menos, eso ya va en gustos) y el zumo de un limón.
Removemos y cocinamos 10 horas en temperatura baja. Si vemos que
queda mucho líquido, dejamos que se cocine destapada hasta que el
líquido se haya evaporado.

Dejamos
que se enfríe dentro de la olla. Una vez fría, la colamos (guardamos el caldo por si queremos que quede más líquida) y la pasamos por el
pasa-puré. 
Esterilizamos los botes donde vayamos a conservarla, los rellenamos y los ponemos al baño María.

¿Quieres más?

2 pensamientos en “Mermelada de tomate en Crock-Pot”

  1. Ha relativamente poco probé por primera vez la mermelada de tomate. Me he vuelto un fan!! Tambien he visto la de cereza y me apunto la receta!! Muchas gracias ;D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *