Helado de leche merengada

Imprime esta receta

En
Avilés hay una heladería donde, cuando era pequeña, había helados “de máquina”. Eran de dos sabores, uno de ellos
era nata (el otro no lo recuerdo). Pues
este helado de leche merengada sabe igual que aquellos helados de
nata. Es muy cremoso y con un sabor muy intenso.


INGREDIENTES:

Leche
entera: 500 mililitros.
Azúcar invertido: 75 gramos. 
Leche
en polvo: 75 gramos.
Nata
35% M.G.: 75 gramos.
Azúcar:
75 gramos.
Peladura
de un limón.
Canela
en rama: 1 palito.

ELABORACIÓN:

En
un cazo ponemos a hervir la leche con la peladura de limón
y la canela. Dejamos que rompa a hervir y lo retiramos
del fuego hasta que se temple.

Colamos
la leche y añadimos la nata, el azúcar invertido y el azúcar. Llevamos esta mezcla al fuego de nuevo y dejamos
que de un hervor. Retiramos el cazo del fuego y añadimos la
leche en polvo, removiendo con unas varillas para disolver los
grumos. Pasamos esta mezcla por el colador y la metemos en la nevera,
de manera que esté muy fría cuando hagamos el helado.

Si
tenemos heladera, echamos la leche merengada en ella y dejamos que se
haga el helado. Si no la tenemos, ponemos la leche en un recipiente y
la llevamos al congelador durante un mínimo de 4 horas removiendo de
vez en cuando para que no se formen cristales.

Si
hacemos el helado en la heladera, lo metemos en un recipiente y lo
llevamos al congelador unas horas antes de comerlo para que coja
consistencia.

¿Quieres más?

3 pensamientos en “Helado de leche merengada”

  1. Hola ALicia! Qué pinta más buena tiene ese helado y muy cremoso sí! Me guardo la receta pero para cuando vuelva el calor jeje que de repente ya estamos en invierno! Besitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *