Costillas de cerdo asadas a la mostaza (tradicional o Crock-Pot)

Imprime esta receta

A
este ritmo que llevo, las 1100 recetas del libro “Cocina en casa
con Martín Berasategui” me van a durar un suspiro.

Con
el cuento de que lo tengo a mano, cuando quiero buscar una receta
recurro a él primero…Y es que siempre encuentro algo que me viene
bien.

Como
había sacado unas costillas del congelador para preparar la fridura de la jarra y
tenía que cocinar las que me habían sobrado, elegí esta receta. Se
puede preparar en la Crock-Pot o en el horno.

INGREDIENTES
(para 4 personas):

Costillas
de cerdo: 1 kg.
Ajo:
3 dientes.
Perejil.
Aceite
de oliva virgen extra: un chorrito.
Zumo
de medio limón.
Mostaza
antigua: 1 cucharada.
Vinagre:
1 chorrito.
Sal.

ELABORACIÓN
(TRADICIONAL):

Calentamos
el horno a 220ºC.

Picamos
los dientes de ajo.

En
un bol mezclamos el aceite de oliva, el ajo picado y el
zumo de limón.

Salamos
las costillas y las embadurnamos con esta mezcla.

Las
colocamos en una bandeja de hornear con la parte de la carne hacia
abajo
, añadimos un vaso de agua y un poco de vino
blanco
.

Cocinamos
durante 30 minutos, sacamos las costillas del horno, les damos
la vuelta
y las rociamos con el jugo de la bandeja.

Las
devolvemos al horno y dejamos que se asen durante otros 30
minutos
, o hasta que las veamos hechas.

Si
durante la cocción no vemos jugo en la bandeja añadimos un poco más
de agua.

Una
vez que las costillas están doradas las sacamos del horno.

Retiramos
las costillas de la bandeja y echamos el jugo que ha sobrado
en un cazo. Dejamos que hierva con el fuego no muy
alto. Cuando haya roto a hervir añadimos el vinagre, la
mostaza y el perejil. Removemos.

Servimos
la carne con la salsa por encima.

ELABORACIÓN
(CROCK-POT):

Picamos
los dientes de ajo.

En
un bol mezclamos el aceite de oliva, el ajo picado y el
zumo de limón.

Salamos
las costillas y las embadurnamos con esta mezcla.

Las
colocamos en la Crock-Pot, separándolas del fondo con unos
tenedores cruzados o con unos moldes de emplatar, de manera que la
carne no toque el fondo de la olla. En un cazo echamos un poco de
vino blanco y lo dejamos al fuego hasta que se evapore
el alcohol. Añadimos el vino a la carne y removemos.

Cocinamos
durante 6 horas en temperatura baja.

Retiramos
las costillas de la Crock-Pot y echamos el jugo que ha sobrado
en un cazo. Dejamos que hierva con el fuego no muy
alto. Cuando haya roto a hervir añadimos el vinagre, la
mostaza y el perejil. Removemos.

Servimos
la carne con la salsa por encima.

¿Quieres más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *