Tarta salada en forma de corona

Imprime esta receta

Posiblemente
es uno de los platos más bonitos que he preparado, a la altura del
fantástico monkey bread.

Esta
tarta es una masa de brioche rellena. Las posibilidades de relleno son infinitas, aunque yo he
seguido al pie de la letra el que propone Jeffrey Hamelman en
“El pan”, lugar de procedencia de esta receta.

Según
su consejo, podemos rellenarla de otra cosa siempre y cuando el
relleno no sea muy húmedo porque no permitiría que la base de la
tarta se cociese bien.

Eso
sí, no os voy a engañar: hay que tener paciencia. Hacer 40 bolitas
de masa no se hace en un momento.

INGREDIENTES
(para
un
molde redondo de 26 centímetros
):

Para
la masa:
Harina panadera:
300 gramos.
Harina de fuerza:
150 gramos.
Huevos:
3 (2 para la masa y uno para pintar el brioche).
Azúcar:
40 gramos.
Sal:
10 gramos.
Mantequilla:
80 gramos.
Leche:
120 mililitros.
Levadura
seca de panadero: 6,6 gramos (si utilizamos levadura fresca serán 20
gramos).

Para
el relleno:
Ajo:
2 dientes.
Setas:
170 gramos.
Pimiento
rojo asado en rodajas: 2 medianos.
Sal.
Pimienta.
Albahaca.
Perejil.
Tomillo.
Requesón:
142 gramos.

ELABORACIÓN:

Sacamos
la mantequilla de la nevera para que se atempere.

En
un bol mezclamos todos los ingredientes y amasamos. Cuando la
masa esté lista añadimos la mantequilla (es muy importante
que esté a temperatura ambiente para que podamos trabajar con ella)
y volvemos a amasar hasta que esté totalmente integrada.

Pasamos
la masa a un bol limpio y la dejamos levar tapada con papel
film hasta que doble su volumen.

Mientras
la masa leva prepararemos el relleno, ya que tiene que estar
frío cuando vayamos a utilizarlo.

En
una sartén
con un poco de aceite de oliva, sofreímos
el ajo picado durante un minuto. Añadimos las setas,
lavadas y troceadas, y las sofreímos hasta que se ablanden, unos 5
minutos. Añadimos el pimiento asado y sofreímos durante 2 o
3 minutos. Apagamos el fuego y sazonamos con sal, pimienta,
albahaca, perejil y tomillo. Reservamos.

Una vez
que la masa ha subido la volcamos en la superficie de trabajo
ligeramente enharinada y desgasificamos levemente.

Dividimos
la masa en dos: una pieza de 300 gramos y la otra de 480
(aproximadamente).

Cogemos
la porción pequeña y la estiramos dándole forma redondeada
y con un grosor máximo de milímetros. Untamos el papel de
horno y el borde del molde desmontable con mantequilla. Si no tenemos
un molde desmontable podemos utilizar un aro de emplatar de las
mismas medidas.

Colocamos
la masa dentro del molde, intentando que una parte de la masa quede
en las paredes.

La
metemos en la nevera 10 minutos.

La
sacamos de la nevera y con el dedo presionamos los bordes de la masa
para formar el borde de la base.

Con la
otra pieza de la masa cortamos porciones de 10-12 gramos.
Boleamos cada trocito de masa.

Sobre la
base de la tarta esparcimos el requesón. Encima
colocamos las verduras. Terminamos colocando las bolitas
sobre las verduras. Es importante que no queden muy apretadas, ya que
van a crecer durante la cocción. Si nos sobran bolitas no pasa nada,
no hay que intentar meterlas en el molde (a mi me sobraron 6).

Encendemos
el horno a 30ºC y metemos la tarta dentro durante 30
minutos
.

Sacamos
la tarta del horno y calentamos el horno a 190ºC,
con calor arriba y abajo.

Antes de
meter la tarta en el horno, batimos un huevo y con él
pintamos las bolitas.

Horneamos
durante 35-40 minutos. Si vemos que coge demasiado color
podemos bajar la temperatura 10ºC, nunca acortaremos el tiempo de
cocción porque si no la base quedará cruda.

Sacamos
la tarta del horno y la dejamos enfriar 30 minutos antes de
desmoldarla.

¿Quieres más?

4 pensamientos en “Tarta salada en forma de corona”

  1. Ummmm que rico tiene que estar me lo comería todo ahora mismo, te ha quedado de relujo no lo siguiente.
    Con tu permiso me llevo la receta a mi carpeta de pendientes.
    Bicos mil wapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *