Guisao de patatas con bacalao de Fuentes de Ayódar (tradicional y Crock-Pot)

Imprime esta receta

Si
nos acercamos al Alto Mijares castellonense nos encontramos
con Fuentes de Ayódar, un pueblo muy pequeño pero con una gran
gastronomía; prueba de ello es el plato que os traigo hoy.


INGREDIENTES
(para 4 personas):

Bacalao:
400 gramos.
Patatas:
800 gramos.
Cebolla:
media.
Brandy:
un chorrito.
Tomate:
1.
Ajo:
2 dientes.
Perejil.
Almendras:
1 puñado.
Pimentón
dulce: 1 cucharada.
Harina.
Aceite
de oliva virgen extra.

ELABORACIÓN (TRADICIONAL):

Lavamos
el bacalao y le quitamos la sal de la superficie. No es
necesario ponerlo a remojo, ya que su sal va a ser la única que
lleve el plato. Lo secamos bien y lo enharinamos.

Calentamos
aceite de oliva en una sartén y freímos el bacalao
enharinado, de esta manera tendrá más consistencia y no se
deshará al guisarlo. Una vez frito, lo reservamos.

Picamos
la cebolla y el tomate. Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos
y las cortamos en trozos chascándolas.

Ponemos
aceite a calentar en una cacerola y sofreímos la cebolla.
Cuando empiece a cambiar de color añadimos el tomate. Dejamos
que se sofría unos minutos a fuego lento y añadimos una cucharada
de pimentón dulce.
Echamos
las patatas y un chorro de Brandy, removiendo bien
todo. Cubrimos con agua y dejamos que rompa a hervir. En ese momento
añadimos el bacalao troceado y bajamos el fuego dejando que
se cocine hasta que las patatas estén tiernas.
En
el mortero machacaremos dos dientes de ajo, un puñado
de almendras y pan frito. Lo añadimos a la cacerola
cuando las patatas estén lista y subimos el fuego para que de un
hervor.
ELABORACIÓN
(CROCK-POT):

Lavamos
el bacalao y le quitamos la sal de la superficie. No es
necesario ponerlo a remojo, ya que su sal va a ser la única que
lleve el plato. Lo secamos bien y lo enharinamos.

Calentamos
aceite de oliva en una sartén y freímos el bacalao
enharinado, de esta manera tendrá más consistencia y no se
deshará al guisarlo. Una vez frito, lo reservamos.

Picamos
la cebolla y el tomate. Pelamos las patatas, las lavamos, las secamos
y las cortamos en trozos chascándolas.

Ponemos
aceite a calentar en una cacerola y sofreímos la cebolla.
Cuando empiece a cambiar de color añadimos el tomate. Dejamos
que se sofría unos minutos a fuego lento y añadimos una cucharada
de pimentón dulce.
Echamos
las patatas y un chorro de Brandy, removiendo bien todo
y lo dejamos al fuego hasta que se evapore el alcohol.
Pasamos
todo a la Crock-Pot, cubrimos con agua y cocinamos 4
horas
en temperatura alta. Cuando falten 40 minutos para
terminar la cocción, añadimos el bacalao troceado.
En
el mortero machacaremos dos dientes de ajo, un puñado
de almendras y pan frito y lo echamos en la Crock-Pot.

¿Quieres más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *