Coquetes de Sant Antoni (Castellón) (tradicional y Cecomixer)

Imprime esta receta

Cuando
leí esta receta me echó para atrás ver el aguardiente entre
sus ingredientes. Pensé que sabría a alcohol puro. Pero aún así
me animé a hacerla y no puedo estar más contenta con haberlo hecho.

Nos han
gustado muchísimo, tienen una textura hojaldradada. No es una
galleta, no es pan…¡Hay que probarlas!

Lo típico
es prepararlas para el 17 de enero (San Antonio Abad) cuando
es típico degustarlas en la capital de la provincia. Voy un poco
atrasada…¡o adelantada!

La receta
original podéis verla aquí.

INGREDIENTES:

Aceite de
oliva virgen extra: 250 mililitros.
Aguardiente:
166 mililitros.
Azúcar:
21 gramos.
Harina:
500 gramos.

Para
decorar:
Huevo
batido.
Azúcar.

ELABORACIÓN
(TRADICIONAL):

La receta
original no especifica la cantidad de harina; simplemente dice que la
que admitan los líquidos. En mi caso han sido 500 gramos hasta
conseguir una textura similar a la plastilina.

Calentamos
el horno a 180ºC.

En un bol
batimos el aceite con el aguardiente. Añadimos el
azúcar y batimos bien. Y empezamos a añadir harina
hasta conseguir una masa fácilmente moldeable.

Cuando
tenemos la masa lista vamos haciendo bolas del tamaño de una nuez
y, con un rodillo, las estiramos en redondo.

Los
colocamos en la bandeja del horno, los pintamos con huevo y
espolvoreamos con abundante azúcar. Horneamos hasta
que estén dorados; unos 35 minutos aproximadamente.

Dejamos
enfriar sobre una rejilla.

ELABORACIÓN
(CECOMIXER):

Calentamos
el horno a 180ºC.

En el bol
batimos el aceite con el aguardiente con las varillas
durante 2 minutos a velocidad 4. Añadimos el azúcar y
batimos 1 minuto a velocidad 4. Y terminamos con la harina que
amasaremos con el gancho a velocidad 3 hasta que veamos que la masa
está lisa.

Cuando
tenemos la masa lista vamos haciendo bolas del tamaño de una nuez
y, con un rodillo, las estiramos en redondo.

Los
colocamos en la bandeja del horno, los pintamos con huevo y
espolvoreamos con abundante azúcar. Horneamos hasta
que estén dorados; unos 35 minutos aproximadamente.

Dejamos
enfriar sobre una rejilla.

¿Quieres más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *