Bagels

Imprime esta receta

El
bagel es un pan de harina de trigo con un agujero en el medio. Lo que
hace peculiar a este pan es que antes de hornearlo se cuece
brevemente.

La
Wikipedia nos cuenta que su origen es polaco y ya en 1610 se recomendaba dar
como regalo a la mujer en el parto. La inmigración europea a América
los hizo llegar allí donde son muy populares.

Se
puede comer solo o relleno. Nosotros lo disfrutamos con el
salmón marinado que preparé hace unos días.

No
tienen nada que ver (¡afortunadamente!) con los que se venden
envasados.

La
receta que he seguido es de
“Dulce Tradición”.


INGREDIENTES
(para 9 bagels):

Harina
de trigo: 450 gramos.
Leche
entera: 125 mililitros.
Agua:
125 mililitros.
Mantequilla:
30 gramos.
Levadura
fresca: 9 gramos.
Sal:
10 gramos.
Azúcar
moreno: 5 gramos.
Semillas
para espolvorear.
Valores
nutricionales (por bagel):
Kilocalorías:
217.
Hidratos
de carbono: 39 gramos.
Grasas:
9 gramos.
Proteínas:
6 gramos.

Precio
(por bagel):
0,09€.

ELABORACIÓN:

Ponemos
en un cazo al fuego la mantequilla para que se funda.El fuego lo
pondremos al mínimo para que no se tueste ni se degrade.

Separamos
la clara de la yema del huevo. La yema la reservamos en la nevera.

Templamos
la leche en el microondas y diluimos la levadura en ella, dejando
reposar la mezcla durante 10 minutos.

En
un bol mezclamos todos los ingredientes y amasamos hasta que la masa
esté lisa.

Pasamos
la masa a otro bol, la tapamos con papel film y la dejamos reposar
hasta que doble su volumen.

Volcamos
la masa en la superficie de trabajo levemente enharinada y la
desgasificamos con suavidad.

Cortamos
la masa en porciones de 80 gramos y las dejamos reposar tapadas con
un paño de algodón 10 minutos. Cogemos cada porción y hacemos una
bola con ella. Si la masa se pega a las manos podemos untárnoslas
con aceite.

Presionamos
con el pulgar en el centro de la bola y hacemos un agujero.
Ensanchamos este agujero lo que podamos teniendo cuidado de no
desgarrar la masa. Cubrimos una bandeja con papel de horno y lo
untamos con aceite. Colocamos los bagels sobre ella. Los dejamos
reposar 10 minutos tapados con un paño de algodón.

Encendemos
el horno a 220ºC con calor arriba y abajo y aire.

En
un cazo calentamos agua hasta que hierva. Cogemos los bagels uno a
uno y los pasamos por agua hirviendo durante unos segundos. Los
devolvemos a la bandeja del horno. Cogemos la yema de huevo que
habíamos reservado, la batimos y pintamos con ella los bagels. Por
encima espolvoreamos las semillas, en mi caso de chía.

Horneamos
hasta que estén dorados. En mi horno fue suficiente con 13 minutos.

Sacamos
la bandeja del horno y los dejamos enfriar sobre una rejilla.

¿Quieres más?

2 pensamientos en “Bagels”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *