Adquisiones: croquetero

Imprime esta receta

En mi
casa las croquetas vuelan. Nos gustan mucho a todos, así que cuando
las preparo las hago por docenas.

Y, para
que negarlo, hacer croquetas es un trabajo “pesado“.

Hace años
que conocí este aparato que os enseño hoy. Y siempre me tentaba
comprarlo pero los 35€ que cuesta me echaba para atrás. Es poco
dinero si funciona bien pero, ¿y si no funciona?. Así que siempre
lo iba dejando…

Hace unas
semanas estaba de oferta en “Tupperware” así que me lancé
a por él. No sin antes ver vídeos y leer experiencias para
asegurarme de que era un trasto útil. Y a pesar de que todo lo que
leía y veía era positivo seguía sin estar convencida. Pero había
que probarlo, ¿no?.

El
croquetero es un aparato muy simple, sin trampa ni cartón. Tiene un
recipiente donde echas la bechamel, un émbolo para empujarla y
diferentes boquillas según lo que queramos preparar. La masa va
saliendo hacia una lámina con marcas para poder cortarlas después
de la misma medida. Las diferentes boquillas no las he probado,
porque a mi solo me interesa la de hacer croquetas.

Para que
las croquetas salgan bien es necesario que la bechamel esté fría.
Si está templada se desparramarán una vez que han salido por la
boquilla (lo he comprobado personalmente). Pero, si está demasiado
fría (si la metemos en la nevera) hay que hacer mucha fuerza para
que salgan. Así que mi consejo es dejarla un rato a temperatura
ambiente, si la metemos en la nevera, antes de utilizar.

Y ahora
las fotos, que hablan por sí solas:

En
resumen: si os gustan las croquetas y os da pereza poneros manos a la
obra, os lo recomiendo totalmente.

¿Quieres más?

1 pensamiento en “Adquisiones: croquetero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *