Adquisiciones: sartén de hierro

Imprime esta receta

Hace
mucho que oí hablar de estas sartenes pero siempre me echaba para
atrás el proceso de curación antes del primer uso y que no se
pueden meter en el lavavajillas. Y yo meto al lavavajillas de todo.

Pero
estoy cansada de comprar sartenes, buenas, malas o regulares, que con
el uso se van pegando. Y no hablo de años de uso, si no que es
cuestión de meses.

Las
últimas que se me estropearon fueron unas de cerámica en las que no
podía cocinar nada porque todo se pegaba.

Así que
decidí probar con una sartén de hierro y busqué una barata (25€),
para que si no me gustaba la pérdida no fuese tan grande.

Elegí
una de 16 centímetros de base, ya que es la que utilizo con más
frecuencia.

Mi sartén
es de la marca “De Buyer”, aunque existen otras marcas en
el mercado. Está hecha de hierro y lleva un recubrimiento de cera de
abeja, como podemos comprobar con el dibujo de una abeja en el mango
de la sartén. Es apta para la cocina de inducción. Es muy pesada
(1,4 kg), así que darle la vuelta a la tortilla en ella requiere
mucha fuerza.

Como no
tiene ningún recubrimiento anti-adherente, el mango quema cuando la
estamos utilizando. Pero ese es un problema menor porque a parte se
venden unas fundas de neopreno para aislar el mango del calor y poder
agarrarlas sin quemarnos.

La sartén
viene acompañada de instrucciones de uso (con una traducción al
español bastante mejorable, la verdad) y en su web www.debuyer.com
hay vídeos explicativos para su utilización.

Cuando
vayamos a estrenarla tendremos que seguir unos sencillos pasos:

1)
Lavamos la sartén con agua muy caliente. Frotamos el exterior con un
estropajo para eliminar los restos de cera de abeja.

2)
Secamos exhaustivamente con papel absorbente.

3)
Echamos 1 milímetro de aceite en la sartén y lo cocemos. Es
suficiente con ponerlo a fuego y medio y dejarlo unos minutos.

4)
Tiramos el aceite cuando se haya enfriado (nunca por el fregadero,
por favor) y secamos la sartén con un papel absorbente.

Si la
vamos a utilizar en ese momento, simplemente pondremos el aceite a
calentar como haríamos en otra sartén.

Si la
vamos a guardar, untamos un poco de aceite por el fondo y las paredes
de la sartén. Esto evitará que se oxide.

Cada vez
que la utilicemos el proceso de limpieza es el mismo: se retira el
aceite, se pasa por el grifo de agua caliente, se seca con un papel
absorbente y se unta de aceite. No es necesario utilizar jabón. El
agua elimina perfectamente los sabores y olores (el mismo día
preparé salmón para comer y una tortilla para cenar y os aseguro
que la tortilla solo sabía a ella misma).

La
peculiaridad de este tipo de sartenes es que van ganando en anti-adherencia con el tiempo y los usos, por lo que es posible que
las primeras veces que la utilicemos la comida se pegue un poco. Si
ocurre esto retiraremos los restos de comida pegados frotando con un
estropajo.

A medida
que la utilicemos podremos comprobar como el fondo se va
ennegreciendo, esa es la señal de que la sartén va ganando en anti-adherencia. Tendremos unas sartenes muy feas pero muy efectivas.

Es
importante que calentemos la sartén poco a poco, pues el calor
excesivo e inmediato podría deformar el fondo. Ese tipo de calor tan
rápido ocurre en las cocinas de inducción, así que es un detalle a
tener en cuenta.

Yo llevo
algo más de un mes utilizándola y estoy muy contenta con el
resultado. La comida no se pega, el proceso de lavado no es tan
pesado como pueda parecer y la comida está mucho más jugosa. Esto
se debe a que el hierro tiene tanta capacidad de conducción del
calor que la sartén sella los alimentos con facilidad, evitando que
las comidas queden “recocidas”.

Después
de la experiencia tan positiva creo que no tardaré en renovar el
resto de las sartenes.

Si os
animáis a comprar una, fijaos bien en las medidas. La mayoría de
las webs destacan la medida de la parte alta de la sartén, que es
bastante más ancha que la base.

¿Quieres más?

2 pensamientos en “Adquisiciones: sartén de hierro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *