Ochíos de Baeza

Imprime esta receta

Hace unos años tuve la
inmensa suerte de disfrutar de unos días de descanso en esta villa.
En un sitio precioso, la gente es muy amable y se come de maravilla.

En los viajes que hago el
turismo gastronómico es una parte fundamental. Probar los productos
de la zona es inexcusable y recorrer los supermercados, las
panaderías, las carnicerías…y volver con el coche a tope de toda
clase de manjares.

Del viaje a Baeza recuerdo
especialmente la panadería y la repostería. Como los ochíos, que
es un pan típico de allí. U “hochíos”, como dirían el
Diccionario de la Real Academia Española.

La Wikipedia nos cuenta que
su nombre le viene dado por ser la octava parte de un pan.

Es fantástico para comer
solo, con un buen aceite de oliva virgen extra, con unas lonchas de
embutido, con un huevo frito…¡De cualquier manera!

La receta es del grupo “Amigos del pan casero”, realizada por Eduardo Checa.

INGREDIENTES:

Harina de trigo: 550 gramos.
Huevo: 1.
Sal: 1 cucharadita.
Azúcar: 1 cucharada.
Levadura fresca de panadero:
11 gramos.
Agua templada: 250
mililitros (más la que utilicemos para disolver la levadura).
Anís en grano: 1 cucharada.
Aceite de oliva virgen
extra: 150 mililitros.
Sal en escamas.

ELABORACIÓN:

Disolvemos la levadura y el
azúcar en agua templada.

En un bol mezclamos esa
levadura con 100 gramos de harina. Lo tapamos y lo dejamos fermentar
durante 20 minutos. Necesitamos una temperatura cálida, así que si
es necesario lo meteremos al horno (encendido a 25ºC como máximo u
calentado a 50ºC y apagado cuando metamos la mezcla).

Una vez pasados los 20
minutos mezclamos el contenido del bol con 450 gramos de harina y
amasamos bien.

Añadimos el huevo, el
aceite, el anís y el agua y amasamos hasta que tengamos una masa
lisa.

Pasamos la masa a un bol
aceitado, tapamos con papel film y dejamos que fermente.

Una vez que la masa ha
subido lo suficiente, enharinamos la superficie de trabajo, echamos
la masa sobre la harina y espolvoreamos más harina sobre la masa.
Desgasificamos la masa.
Con un cuchillo cortamos
piezas de 60 gramos, aproximadamente. Les damos forma de bollo y los
dejamos fermentar en la bandeja del horno cubierta con papel de
horno.

(Con las cantidades de la
receta tendremos dos bandejas de ochíos).

En un bol mezclamos aceite
de oliva con pimentón dulce.

Encendemos el horno a 200ºC,
con calor arriba y abajo.

Cuando los panes estén
listos para entrar en el horno los pincelamos con el aceite y
pimentón (muy suavemente) y espolvoreamos unas escamas de sal sobre
ellos.

Horneamos durante 15 minutos
a 190ºC. A mitad de cocción taparemos los ochíos con papel de
aluminio para evitar que el pimentón se queme.

Sacamos los ochíos del
horno y los dejamos enfriar sobre una bandeja.

¿Quieres más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *