Coca de tomate de Villareal

Imprime esta receta

Cuando
le dije a mi marido que íbamos a cenar una coca con bacalao
no le hizo mucha gracia. Cuando la probó, se arrepintió de sus
palabras. Y me dijo eso de: “Es la mejor coca que has hecho
nunca”; que me lo dice varias veces al mes, así que ya no se si
tenérselo en cuenta.

Siendo
sincera, yo tampoco tenía mucha fe en esta receta, y eso que me
gusta mucho el bacalao. Cada vez que abría mi carpeta de recetas
pendientes la miraba de reojo pero un día que fui a comprar y pasé
por delante del bacalao sentí que había llegado su momento.

Esta
coca de
tomate
es
típica de Villareal,
de donde ya probamos sus
judías verdes al tombet
y podemos disfrutar de
ella gracias a la Oficina de Turismo de la ciudad que me las envió
muy amablemente.

INGREDIENTES
(para 4 personas):

Harina
de trigo: 500 gramos.
Agua:
250 mililitros.
Aceite
de oliva virgen extra: 125 mililitros.
Levadura
seca de panadero: 3,3 gramos (si utilizamos levadura fresca serán 10
gramos).
Sal:
10 gramos.
Bacalao
seco: 250 gramos.
Tomate
maduro: 4.
Pimiento
rojo: uno.
Piñones:
un puñado (yo no puse porque no nos gustan).

Valores
nutricionales (por ración):
Calorías:
803.
Hidratos
de carbono: 98 gramos.
Grasas:
35 gramos.
Proteínas:
24 gramos.

Precio
(por ración):
2,47€.

ELABORACIÓN:

Lo
primero que tenemos que hacer es desalar el bacalao. Lo
ponemos en un bol con agua fría durante 24 ó 48 horas, según el
grosor de los filetes. Este agua debemos cambiarla dos ó 3 veces.

Si
lo compramos desmigado (es el que utilicé en esta receta) con 4
horas de desalado es suficiente.

Cuando
el bacalao está listo lo secamos con papel de cocina.

En
un bol mezclamos la harina, el agua y el aceite de oliva. Dejamos que
repose durante 30 minutos.

Añadimos
la levadura y la sal y comenzamos a amasar hasta que veamos que la
masa está lisa.

Untamos
las paredes de un bol con aceite y metemos la masa en él. Hacemos un
plegado(nos imaginamos que la masa es cuadrada y estiramos y plegamos
cada lado). Dejamos que la masa repose durante 30 minutos y hacemos
otro plegado.

Dejamos
que repose, nuevamente, durante 30 minutos y repetimos los plegados.

Después
de este último plegado la dejamos reposar tapando el bol con un film
de plástico hasta que doble su volumen.

Si
tenemos prisa podemos saltarnos este proceso de “plegado-reposo”.

Una
vez que la masa haya crecido colocamos papel de horno sobre la
bandeja del horno. Volcamos la masa en él y con las manos vamos
estirando la masa hasta que ocupe toda la bandeja. Si vemos que la
masa se “resiste” y encoge la dejamos reposar 10 minutos.
Cuando ya esté estirada, levantamos los bordes de la masa. Y la
tapamos con un paño para evitar que la superficie se reseque.

Encendemos
el horno a 250ºC.

Cortamos
el tomate
en dados, si queremos lo podemos pelar previamente. Lavamos
el pimiento y lo secamos.

Troceamos
el bacalao y el pimiento.

Mezclamos
todo y lo repartimos sobre la coca. Ponemos un chorrito de
aceite de oliva virgen extra sobre la coca, sal, pimentón
dulce y espolvoreamos ligeramente con harina (la harina absorverá el
líquido que suelta el tomate durante la cocción).

Cuando
el horno esté caliente cocemos la coca durante 10 minutos a
250ºC y durante 20 minutos más a 200ºC.

Sacamos
la coca del horno y ponemos la bandeja sobre una rejilla para
que se enfríe.

¿Quieres más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *