Pedos de fraile de Azuébar

Imprime esta receta
Sí,
así se llama este postre de la comarca del Alto Palancia. Muy
similares a los buñuelos y que estoy segura que os entusiasmarán
tanto como a mi.

La
receta original podéis verla en
Espadàniques.

INGREDIENTES:

Huevos:
4.
Aceite
de oliva: 123 mililitros.
Agua:
285 mililitros.
Harina:
143 gramos.
Sal:
1 pizca.
Aceite
de girasol.
Miel.

ELABORACIÓN:

En
una cazo ponemos a calentar el agua con el aceite
y una pizca de sal. Cuando empiece a hervir retiramos
el cazo del fuego y añadimos, poco a poco, la harina tamizada
removiendo hasta que la masa no se pegue.

Sacamos
la masa del cazo, la ponemos en un bol y la dejamos enfríar.

Cuando
esté fría añadimos los huevos, uno a uno, mezclando la masa
hasta que quede fina.

En
una sartén calentamos aceite de girasol. Cogemos media cucharada de
masa y la freímos. Para que queden redondos es mejor meter la
cuchara dentro del aceite y ayudarnos con otra cuchara con la que
empujaremos la masa. Si la “lanzamos” desde arriba la masa
se expandirá y quedarán menos “recogidos”.

La
masa crece mucho durante la fritura, por eso es importante que las
porciones sean pequeñas y que echemos pocas cada vez.

Cuando
estén dorados por los dos lados los sacamos de la sartén y dejamos
que escurran el aceite sobre un papel absorbente.

Calentamos
un poco la miel para que sea más manejable y la echamos por
encima.

¿Quieres más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *