Pan de pimientos del piquillo

Imprime esta receta

Cuando
hace unos días preparé los falsos canelones me sobró
salsa de pimientos. Pensando en cómo aprovecharla (mi marido
estaba empeñado en que repitiese el rape con costra) llegué a esta receta. Si al pan le
pega todo, ¿por qué no la salsa de pimientos?

El
resultado es un pan similar al pan de leche, con un bonito color
naranja. Mi hijo cuando lo vio abrió los ojos de par en par.

INGREDIENTES:

Harina
de trigo: 350 gramos.
Azúcar:
3 cucharadas.
Aceite
de oliva virgen extra: 30 mililitros.
Sal:
1 y 1/2 cucharadita.
Agua:
80 mililitros.
Levadura
seca de panadero: 2,33 gramos.

Salsa
de pimientos:
Pimientos
del piquillo asados: 50 gramos.
Nata
para cocinar: 50 gramos.

Valores
nutricionales (por porción de 100 gramos):
Calorías:
284.
Hidratos
de carbono: 52 gramos.
Grasas:
6 gramos.
Proteínas:
6 gramos.

Precio
(por porción de 100 gramos):
0,2€.

ELABORACIÓN:

Empezamos
preparando la salsa de pimientos: ponemos en la batidora la
nata con los pimientos y batimos hasta obtener una crema. Ponemos la
crema en un cazo y le damos un hervor.

A
continuación, empezamos a preparar el pan. En un bol
mezclamos el agua y la harina y dejamos que repose tapado durante
media hora.

Pasado
el tiempo, añadimos el resto de los ingredientes y amasamos
con reposos; esto es, amasado de unos 5 minutos y reposo de 10
minutos. Este proceso debemos repetirlo hasta que la masa esté lisa,
sin grumos.

Pasamos
la masa a un bol con aceite y la plegamos sobre sí misma;
imaginándonos que es un cuadrado estiramos y doblamos hacia el
centro cada lado. Cubrimos el bol con papel film y dejamos que repose
durante 30 minutos.

Este
proceso lo repetimos dos veces más. Después del tercer plegado
dejamos que fermente, a temperatura ambiente o en nevera.

Este
sería el proceso:

Plegado
– Reposo de 30 minutos – Plegado – Reposo de 30 minutos – Plegado –
Fermentación.

Cuando
la masa haya subido la volcamos sobre la superficie de
trabajo, la desgasificamos y la preformamos.

Dejamos
que la masa repose media hora y le damos forma.

Encendemos
el horno a 250ºC con una bandeja metálica en
el suelo del horno.

Cuando
el pan esté listo para ser horneado, lo metemos en el horno y
volcamos medio vaso de agua sobre la bandeja metálica que hemos
puesto en el suelo del horno.Apagamos el horno durante 10 minutos.

Pasados
estos 10 minutos lo encendemos a 220ºC con
calor sólo abajo, durante 10 minutos.

Se
cuece muy rápido (es un pan pequeño) pero si vemos que necesita más
tiempo, encendemos la resistencia de arriba y vamos controlando la
cocción.

Lo
dejamos enfriar sobre una rejilla cuando esté listo.

Y
aquí una muestra de mi día a día con gatos por todas partes 🙂

¿Quieres más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *