Cómo pelar tomates fácilmente

Imprime esta receta
Pelar un tomate es una
misión casi imposible, sobre todo si no queremos llevarnos toda la
carne del tomate por delante.

Para poder pelarlos sin
esfuerzo y así cocinarlos sin piel (o comerlos en crudo) tenemos una
manera muy sencilla: escaldarlos previamente.

Solo necesitamos agua y
hielo.

En una cazuela ponemos agua
a hervir. Mientras se calienta, lavamos los tomates y con la punta de
un cuchillo muy afilado cortamos la piel de la base del tomate en
forma de cruz.

Preparamos un bol con
abundante agua fría a la que añadiremos unos cubitos de hielo.

Cuando el agua esté
hirviendo echamos los tomates y los dejamos 1 minuto. Los sacamos y
los pasamos al bol con agua helada.

Una vez que estén fríos
los sacamos y veremos que están así:

Y ya podremos quitar la piel
con total facilidad.

¿Quieres más?

2 pensamientos en “Cómo pelar tomates fácilmente”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *