Croquetas de pollo

Imprime esta receta

Bueno…de pollo y de todos
los restos de carne después de hacer sopa 🙂

Reconozco que mis croquetas
favoritas son las de jamón, pero como eso de tirar comida está muy
feo siempre aprovecho los restos de carne que quedan después de
hacer sopa para hacer unas croquetas.

Hace años que di con la
receta ideal para que la bechamel quede en su punto y no la cambio.
Porque cuando intento innovar ocurren cosas como os contaba en esta entrada.

INGREDIENTES:

Restos de carne.
Huevo.
Pan rallado.

Para la bechamel:

Leche entera: 1 litro.
Mantequilla: 100 gramos.
Harina: 100 gramos.
Nuez moscada: 1 pizca.

Para el rebozado:

Huevos.
Pan rallado.

ELABORACIÓN:

Con un cuchillo picamos los
restos de carne en trozos pequeños. Reservamos.

En un cazo ponemos a
calentar la leche.

Mientras tanto, en una olla
grande derretimos la mantequilla. Cuando la mantequilla está líquida
añadimos la harina cucharada a cucharada.

Cada vez que echemos una
cucharada de harina tendremos que rehogarla bien en la mantequilla
ayudándonos con unas varillas. Es muy importante que esté bien
integrada en la mantequilla antes de echar la siguiente.

Una vez que hayamos
terminado con la harina echamos la carne picada. Removemos un
poco, no hace falta demasiado porque la carne ya está cocinada.

A continuación echamos la
leche que tenemos caliente. Aquí también es importante echarla poco
a poco. Yo echo un chorro y remuevo bien con las varillas. Cuando la
masa está homogénea añado otro chorro de leche.

Cuando hayamos terminado con
la leche añadimos la nuez moscada y la sal.

Ahora toca remover mientras
se va cociendo. Mantendremos la cocción hasta que la bechamel se
despegue de las paredes de la olla o hasta que no sepa a harina
cruda.
Pasamos la bechamel a una
fuente grande donde la dejaremos enfriar.

Cuando esté fría es el
momento de hacer las croquetas. Para mi lo más sencillo es coger una
porción con una cuchara y con las manos limpias y secas. Cuando
están todas formadas las pasamos por huevo batido.

Cuando hemos pasado todas
por el huevo las pasamos por pan rallado. Aquí podemos aprovechar
para mejorar la forma si no nos han quedado muy bonitas.

Para freírlas necesitamos
una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra. Cuando el
aceite esté muy caliente (sin que llegue a humear o si tenemos un
termómetro de cocina cuando el aceite esté a 180ºC) las freímos
hasta que estén doradas y las dejamos sobre papel de cocina que absorba el aceite sobrante.

¿Quieres más?

2 pensamientos en “Croquetas de pollo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *