Bizcocho clásico de yogur

Imprime esta receta

Esta es una receta ampliamente conocida, pero no por ello
deja de ser básica en la cocina. Lo mejor es que son ingredientes muy sencillos
y es frecuente tenerlos en casa, por ello nos puede sacar de un apuro en
cualquier momento. Y si de repente tenemos ganas de algo dulce para merendar,
se hace muy rápido, en 1 hora lo tenemos listo para disfrutar.

INGREDIENTES:

Huevos: 3.
Yogur: 1*.
Azúcar: 1 medida de yogur.
Aceite (de girasol o de oliva suave): 1 medida de yogur.
Harina de trigo: 3 medidas de yogur.
Levadura química: 1 sobre.
*Se puede utilizar cualquier tipo: natural, de sabores,
griego…

Valores nutricionales (por porción de 100 gramos):
Calorías: 374.
Hidratos de carbono: 50 gramos.
Grasas: 16 gramos.
Proteínas: 7 gramos.

Precio (por porción de 100 gramos): 0,2€.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º.
Ponemos los huevos en un bol y los batimos con las varillas.
Añadimos el azúcar y volvemos a batir hasta que blanquee.
Añadimos el yogur y batimos. Añadimos el aceite y volvemos a
batir.
Tamizamos la harina junto a la levadura y las añadimos a la
masa. Mezclamos bien hasta que estén todos los ingredientes bien integrados.
Untamos el molde con mantequilla y harina (podemos usar
papel de horno) y echamos la masa. Horneamos durante 35 minutos. Una vez
horneado, lo dejamos enfriar sobre una rejilla. Cuando el molde esté frío,
desmoldamos.

¿Quieres más?

6 pensamientos en “Bizcocho clásico de yogur”

  1. Ummmmmmmmmm de muerte relenta ademas de quedarte de relujo, yo sustituyo una medida de harina de las tres por una de harina de almendra y queda espectacular ademas es ideal para rellenar , animate hacerlo asi la proxima vez y me cuentas .
    Bicos mil y feliz domingo wapa.

  2. Que bueno. Yo tengo dificultades porque a veces me sube bien y otras veces no. No se que hago mal, quizás tenga que ver con la cantidad de levadura y la marca. (No abro el horno…)

    1. Para mis bizcochos marcó una gran diferencia tamizar la harina y batir mucho los huevos con el azúcar. Nunca han dejado de subir, pero así quedan mucho más esponjosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *